Cristina ya eligió… otro genocida en el gobierno

La reciente designación del genocida César Milani, como jefe del ejército, ese mismo que reprimió la lucha de la clase obrera, estudiantil y militante de nuestro pasado reciente, es un avance más hacia un proceso de reconciliación nacional con las FF AA, que vienen ensayando distintos gobiernos desde el retorno de la democracia.

Milani, especialista en inteligencia militar, participó del operativo “Independencia” perpetrado en Tucumán 1975 y formó parte del Batallón 601, operaciones de inteligencia programadas para destruir la organización de obreros y estudiantes a través de la sangrienta dictadura que hundió a los años setenta en el más sangriento capítulo de la historia. Asimismo, este represor siendo subteniente del Batallón de Ingenieros 141 con asiento en La Rioja, con fecha 29 de junio de 1976, donde estaba en actividad dicho batallón, actuó como “oficial informante” de la supuesta deserción del soldado Alberto Ledo. La firma de Milani en un documento oficial del Ejército, de cuya autenticidad no puede dudarse, se convierte en el dato más relevante sobre la implicancia del actual jefe del Ejército en la desaparición de Ledo, sumado a la carga de la prueba siempre puesta por los testimonios de sobrevivientes y familiares.

Si queda alguna duda de que la política oficial recae en un slogan de que “en la vida hay que elegir”, Cristina Kirchner ya eligió a un milico de la dictadura para alinear la tropa, esta situación se manifiesta con el discurso de la propia presidenta en que afirma el conocimiento de las pruebas incriminatorias y sin embargo lo ascendieron dos veces. Esta designación no resulta casual, ya que este genocida además es un especialista en tareas de inteligencia, lo que denota  la necesidad de profundizar las prácticas de espionaje con las que somos perseguidas las organizaciones populares cotidianamente, como lo realizan desde hace años con el Proyecto X y otros mecanismos ilegales.

Pero entró en crisis algo más grande que el ascenso de Milani, se destapó como se hicieron los ascensos de militares todos estos años. Algo que desde el CeProDH veníamos denunciando, como el caso del Almirante Godoy, genocida que actuó en el centro clandestino de detención de la Base Naval de Mar del Plata, desde diciembre de 1975 al año 1984. El 6 de junio de 2003, Néstor Kirchner lo nombra Jefe del Estado Mayor General de la Armada, ese mismo año se conoció el espionaje que continuaban haciendo los miembros de la Armada sobre activistas políticos, sindicales y profesores, desde la Base Almirante Zar en Trelew, donde se encontraba implicado el nombrado almirante y siendo este hecho el detonante de su pase a retiro en el 2011.

La complicidad trasciende al propio kirchnerismo; alcanza al resto de la casta de políticos que tuvieron una banca en el Senado durante todos estos años, entre ellos podemos nombrar al macrismo que no hace mucho designó al “fino Palacios” como Jefe de Policía, o la UCR el partido de la Obediencia Debida y el Punto Final.

La denuncia de este hecho aberrante es utilizado por los medios de comunicación para postularse en una mejor posición frente a las masas, como es el hecho del grupo Clarín y particularmente Lanata como vocero. Estos son los grupos empresarios que en los 70 ocultaban información y actuaban en coordinación con los genocidas.

Mas allá de los políticos y empresarios representante s de los intereses patronales, encontramos organismos de derechos humanos como el CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales) subordinados al gobierno, el cual dirige el periodista oficialista Horacio Verbitsky, que primero legitimó el ascenso del militar para luego dar un giro de 180º el mismo día que se iba a tratar en el Senado impugnando la designación por haber recabado “información que vincula a Milani con crímenes de lesa humanidad”. Sin embargo el sector progre K que entró en una suerte de esquizofrenia frente a este giro, ni siquiera admitió abiertamente lo que ya es un hecho; que Milani formó parte del Batallòn 601 y que bajo su responsabilidad desapareció Ledo, solamente se puso a esperar lo que dictamine la justicia, sin intenciones de jugar ningún rol en la denuncia. Esta es la modalidad con la cual se manejan los organismos de derechos humanos dependientes del Estado en la “década ganada”.

En todo el aparato estatal hay miles de genocidas que ocupan altos mandos y la Presidenta quiere que el pueblo trabajador se reconcilie con ellos pero reconciliación significa IMPUNIDAD y nosotros no permitiremos que ello ocurra. La designación de Milani no sólo prepara a las fuerzas armadas para profundizar el espionaje ilegal, la persecución y criminalización de la protesta, sino que también alienta un clima de impunidad a los genocidas; la semana pasada con la fuga del Hospital Militar de dos militares ya condenados por la justicia y en estos días con el intercambio epistolar entre Cecilia Pando y la respuesta del Papa Francisco I – Bergoglio con afirmaciones tales como “una sociedad más justa puede nacer sólo de corazones reconciliados con Dios y con la historia”, que “comparte el dolor y la preocupación de tantas familias con seres queridos detenidos” y que “pide a Dios que el pueblo argentino” avance por “las sendas de la concordia y la reconciliación no sólo van en consonancia con el rol cumplido por la Iglesia Católica en Argentina durante la dictadura, sino que se suma a alentar la impunidad y reconciliación con los genocidas.

Repudiamos a todas las organizaciones que justifican y tapan el accionar de este gobierno. Rechazamos la designación de Milani como Ministro de Seguridad de la Nación, ya que está demostrada su responsabilidad en crímenes de lesa humanidad durante la dictadura que llevó a cabo un Exigimos la apertura de todos los archivos del Estado, esos que el gobierno (como sus antecesores) se niega a abrir. Archivos que sólo aparecen parcialmente cuando por disputas políticas, se tiran carpetazos de la SIDE. Archivos que se siguen robusteciendo con las políticas gubernamentales con información para criminalizar aun más la protesta social.
genocidio en nuestro país

Desde el CeProDH, encabezando la lucha con Myriam Bregman (abogada integrante del CeProDH, abogada querellante de Julio López) exigimos el juicio y castigo a todos los responsables tanto civiles como militares de la dictadura! Te invitamos a acercarte y formar parte del CeProDH para organizarnos estudiantes, abogados y víctimas de la violencia estatal, de manera independiente del Estado y con el objetivo de defender los derechos y luchas de los trabajadores y sectores populares, y la defensa de los derechos humanos.

 

CeProDH – UBA

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s